¿Quienes son los B'nei anusim?

Shalom talmudim,

Esta lección cubre la definición y de donde vienen los B'nei anusim. Al final ud sabrá identificar quienes son los B'nei anusim y como el Eterno profetizó este evento desde tiempos antiguos; y la importancia para nuestros días. No se olvide de tomar el examen y enviarlo por correo electrónico.

"B'nei anusim" son las palabras Hebreas usadas para identificar a los hijos de los "forzados". Forzados a "convertirse" a Católico durante la Inquisición en España y Portugal para poder salvarle la vida a las futuras generaciones. Forzados a aceptar una "fe" en contra del Eterno el Dio de Abraham, Ytzak y Ya'akov, forzados a aceptar el Día del Sol para adorar, forzados a comer animales "inmundos", y no poder participar en las Fiestas del Eterno ni observar las tradiciones Judías de sus padres.

Nosotros entendemos que esa decisión fue incorrecta y nos arrepentidos de la decisión tomada por nuestros antepasados, pero no los juzgamos por que de otra forma no estaríamos vivos aquí hoy por hoy.

 Reconociendo esto, nosotros, los B'nei anusim, queremos de todo corazón retornar a la fe Judía original de nuestros antepasados, sin ninguna espera o que nada nos detenga. Con ese propósito la Escuela Sefardi (Sephardi School) proveerá un currículo educacional para la "gradual desintoxicación" de las ideas incorrectas, los "dogmas" y las "creencias" que los Católicos e instituciones cristianas colocaron en nuestras mentes.

La mayor parte de los B'nei anusim son descendientes de los Judíos Sefarditas de España . Estos fueron los primeros colonos en Latino América. Ellos trajeron sus bendiciones mientras buscaban la tierra de libertad dada por Adonay. El libro "Los Judíos de España" establece el siguiente hecho:

"En la noche del 2 de agosto del 1492, dos grandes dramas se desarrollaban en forma simultanea en España. En el puerto de Palos, tres carabelas bajo el mando de Cristóbal Colon (uno de los forzados) procedían a los preparativos finales para el viaje histórico del descubrimiento. Y en toda el país, los Judíos de la nación pasaban su ultima noche en suelo Español después de la persecución que duro mas de 1500 años. La simultaneidad entre estos dos eventos, que fueron registrados en la pitagora del explorador Colon, no fue accidental.


La firma de Cristobal Colon con sus iniciales de derecha a izquierda. Cortesia de Oscar Calderon, Talmudim

Nadie quería ir con Colon en esta expedicion al Nuevo Mundo, excepto aquellos que no tenían otra alternativa. O se iban o morían. La historia identifica a unos seis conversos entre los oficiales de mando entre los tres barcos. La gran mayoría de la tripulación era judía. Ellos se habían educado y sabían que el mundo era redondo por el estudio de la Tanak.

La gran mayoría de los descendientes de estos "colonos" se pueden identificar hoy por sus apellidos y la mayoría de estos vinieron a ser B'nei anusim, debido al brazo fuerte de la persecución Católica en Latino América y el trabajo de los misioneros de la Iglesia Cristiana. Es nuestra meta si es posible el poder alcanzarlos y traerlos de regreso a la Fe Judía de sus ancestros.

Adonay en el libro de Deuteronomio, 4:27-31, profetiza lo que le pasara a su pueblo, Israel. Ellos serían dispersados entre las naciones y adorarían a otros dioses de piedra y madera pero llegaría el día en que El los llamaría de nuevo. Ese día ha llegado, comenzamos a retornar, el éxodo de Egipto/Babilonia ha comenzado. (Jer16:15-17) No te quedes atrás!

Hazak, hazak, v'nit chazek! Esfuerzate, se fuerte y todos nos esforzaremos.

Marshall López, Director


Deuteronomio 4:27-31 – (27) Y el Eterno os esparcirá entre los pueblos, y quedareis pocos en numero entre las naciones a las cuales os llevara el Eterno. (28) Y servireis allí a dioses hechos de manos de hombres, de madera y piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen. (29) Mas si desde allí buscareis al eterno tu Dios, lo hallaras, si lo buscares de todo corazón y de toda tu alma. (30) Cuando estuvieres en angustia, y te alcanzaren todas estas cosas, si en los postreros días te volvieras al Eterno tu Dios, y oyeres Su voz. (31) Porque Dios misericordioso es el Eterno tu Dios; no te dejara, ni te destruirá, ni se olvidara del pacto que les juro a tus padres.