GANADERIA PALESTINA

Una tarde de toros

Por Rafael T.Perez

http://www.kolisraelorg.net

 

No podemos saber si esto que hemos visto a lo largo de las últimas jornadas, en Gaza, será una corrida de toros como la autoridad manda o tan solo una bufonada a lo bombero torero con saltimbanquis y malabaristas circenses a modo de cuchufleta taurina. Si es lo segundo tenemos la risa asegurada, si es lo primero no debemos descartar la aparición de una tonadillera, de izquierdas, que acabe cantando sus coplas que, con acordes de pasodoble español, nos recuerde que una vez existió una raza de lidiadores que por sus feroces ansias de matar... terminaron matándose así mismos en el coso de ese espejismo increado llamado Palestina.

Entre manoletinas y gaoneras suenan los estrambóticos clarines que anuncian el paso a la siguiente suerte, la última, el tercer tercio y el torero se dirige a las tablas a por sus trastos de matanza, recoge muleta y estoque y quitándose gallardamente la montera brinda su faena a Europa. Todos confían en que será una tarde de gloria, más ay desgracia, el coso no es coso sino coliseo, el torero hunde su frío acero en el corazón del toro y el toro a su vez, en un impulso efímero y con su postrer hálito de vida engancha con el asta derecha la taleguilla roja de su verdugo y hunde la asticina cornamenta en el cuerpo del ingenuo matador que se creyó el gran maestro Rafael Molina, el Lagartijo. Y así; lo que todos esperaban que fuera una tarde de toros habitual se ha transformado en el escenario de una corrida goyesca donde la sangre de toro y torero tiñen de muerte la arena. Bien lo dibujara Goya en sus óleos, caballos reventados, toreros agonizantes por los aires y toros victoriosos intentando que les dejen morir en paz junto a las tablas.

De nada sirven las verónicas, las chicuelinas o las largas ofrecidas por el otro matador profesional, Palurdete de Europa, a Mazen-killo de Ramala, de nada la puerta gayola con la que se esperaba dar la bienvenida al toro del estado palestino...han toreado de faroles han quedado a palmo y medio de la cara del toro y este les ha embestido de frente porque todos los lances ofrecidos no han sido otra cosa que citas sobre una falsa quimera y el toro de lidia que es toro arremete con toda su furia animal contra ese que va embutido en un traje de luces, vanas galas de amarillentos hilos, oropel y cristal tras la que se oculta un verdadero zoquete.

Y es que en esto de las taurinas tardes; el torero sale a darle su destino al toro, y el toro también, pero al torero. Recuerdo a ese banderillero seco y enjuto, sin carne por los costados, cuyas piernas parecían alambres, que con tal guisa salía al centro para citar al astado y poder rematar así su par de banderillas al quiebro, o eso pensaba el pobre banderillero seco y enjuto sin carnes por los costados. Primer aviso, cita al toro pero este no le hace caso...salta sobre sus escuálidos pinreles y cita de nuevo en segundo aviso, pero el toro sigue mirando al tendido y al final el seco y enjuto banderillero, cansado de ser ignorado por la bestia pega un salto tan brioso que sus alambricas canillas se clavan en la arena...que mala suerte el toro ahora se arranca y se dirige como un tren expreso hacia el enclavado banderillero y este visiblemente contraído exclama al animal -¡no corras...si me vas a poder empitonar hasta que te hartes... joer!.

El toro de lidia es un engendro diseñado para dar espectáculo, criado y entrenado para ser un animal bravo capaz de convertir una fiesta en una orgía de sangres, si tiene la oportunidad sajará, reventará destrozará, pisoteará...matará y aun en sus últimos instantes de vida los colosales músculos de su cuello poseen poder suficiente como para lanzar al aire una cornada postrera y destripar a quien se le aproxime para otorgarle la puntilla final. La ganadería palestina ha sido creada y entrenada para lo mismo, las mieses del odio de las cuales ha sido alimentada han sido pagadas y son costeadas por el ganadero europeo, dinero empleado no para fomentar la cultura sino el desprecio por esta y el afán siniestro de matar judíos. Son demasiadas las declaraciones de destrucción que hemos escuchado desde ese lado de la barrera como para reincidir en ellas. Y en los tendidos de esta Europa mórbida se aplaude y se vitorean sus cornadas...siempre que estas sean dadas sobre cuerpos judíos. Pero el ganado palestino se ha lanzado a destruir los corrales, los toriles que debían servir para construir los campos abiertos de un (quimérico) estado palestino, sus caporales no los alcanzan, sus mayorales se ven incapaces de contener al animal porque el animal no ha sido adiestrado para otra cosa que para matar y para odiar. Nada mas ven las luces y son cegados por ellas y en lugar de dejarse orientar por los rectos caminos de la justicia y de la paz, su ceguera es tal, que se lanzan contra esas luces para apagarlas con sus patas.

Diseñados y creados ex nihilo para ofrecerle a Europa el espectáculo de un circo romano, sangre, sangre judía y bestial irracionalidad. Los cuerpos de defensa de Israel, a pesar de su tamaño fueron capaces de mantenerlos la mayor parte del tiempo en los toriles, y sin embargo, ni Egipto ni la llamada ANP encuentran la manera de contener tanta locura. Tienen cabeza, si, pero no hay ningún cerebro en ella.

Europa no ha dicho ni una palabra acerca del brutal saqueo y destrucción de las sinagogas abandonadas, clara señal de lo que le importa a Europa la historia, la identidad y la existencia del pueblo judío en Israel ¿qué podrán esperar las comunidades judías en el galut? si como naciones libres callan y guardan silencio una vez más; nada se podrá esperar cuando estos infames actos de terror animal se sucedan en sus propios solares. Han dado un vergonzoso espectáculo al mundo, pero es igual, porque es la clase de espectáculo en el que el mundo encuentra satisfacción. Europa ya lo vio una vez, lo ha visto a lo largo de los siglos y siempre ha permanecido en silencio...ese silencio ha representado también, y no solo, la ignorancia petulante de los idiotas sino igualmente su propia defenestración. Y no aprenden.

Lo malo de recibir al toro a puerta gayola es que te puede arroyar con la impetuosidad de un tren de alta velocidad, y Europa se ha plantado de rodillas a recibir a este toro frente al portón de la palestina europea, la que ellos han contribuido a crear desde el sueño no abandonado de un mundo sin judíos y sin Israel.

Que estamos a punto de observar cambios radicales, seguro que si, no obstante cómo sean estos cambios nadie puede saberlo, pues ofrecen lecturas inciertas. Los defensores de un estado palestino, si realmente lo desean, solo tienen una manera de convertirlo en realidad, contribuir a que el odio en el cual han sido educados gracias a los apoyos recibidos internacionalmente desaparezca para siempre porque de lo contrario, el odio cuya capacidad para fagocitarse es inversamente proporcional a su capacidad para extenderse, el odio les alcanzará y los destruirá junto con ese espejismo llamado estado palestino aun antes de que lo transformen en algo tangible.

Y aquí entran a formar parte de esta tarde de toros también aquellos judíos que han hecho de la ingenuidad algo perverso, más convencidos de lo que postulan los predicadores del exterminio que de la propia existencia de sí mismos, es como si el corazón le dijera al resto del cuerpo ¡destruyamos al cerebro porque me es molesta su presencia! y todo porque es el cerebro el que guarda y es custodio de la memoria. Europa aplaude desde los tendidos y también disfruta viendo como se transforman en marionetas del odio los que alardean de esa ingenuidad pervertida. Quienes pecando de tontos útiles o de querer presentarse como adalides de la hi-progresía ruín, sirven, no obstante, como fuente inagotable de la que se nutre el antisemitismo, porque se ve justificado por estos. En cualquier caso exánimes incapaces de diferenciar lo puramente teórico de los hechos reales.

Pretender llevar a los tribunales europeos a generales israelíes mientras se mantiene un vergonzoso silencio sobre los crímenes perpetrados por terroristas contra la población civil en Israel, no solo es ignominioso, es además de canallas. Cada año son recordados los días trágicos de Hirosima y Nagashaki, días en los que, con toda justicia, la memoria de las víctimas es honrada ¿pero quién recuerda a las miles y centenares de miles de víctimas causadas igualmente por ellos? pues si los Truman del mundo debieran ser juzgados por crímenes contra la humanidad, igualmente los Hiro Ito del mundo deberían ser juzgados por los mismos delitos... sino más.

Han dado suelta a la ganadería palestina y su mayoral admira babeante la locura que emana de la irracionalidad en la cual ha sido criada y educada con dinero, especialmente, europeo. Pero hay un pequeño problema no previsto por no creído, que de ellos está escrito "serás como un onagro salvaje, tu espada será contra todos y la espada de todos contra ti".

Esta es una ganadería, cuyas reses, además de cuernos vienen revestidas de odio.

Rafael T.Perez

http://www.kolisraelorg.net